Skip to main content

Empiece Aquí

Al paso que continúa su camino hacia una mayor vitalidad espiritual, esta oración para pastores de Dallas Willard es nuestra oración para usted:

Mi deseo y oración para cada uno de ustedes es que tengan una vida rica en gozo y poder, abundante en resultados sobrenaturales, con una visión constante y clara de la vida sin fin en el mundo de Dios ante ustedes, y del significado eterno de su trabajo día con día.

El ministerio pastoral es gratificante—a veces incluso vivificante—y complaciente y estimulante. Pero también es aleccionador, frustrante, incesante y agotador. Como pastor, usted cuida al pueblo de Dios, nutriendo su salud y bienestar spiritual. Pero, ¿también está cuidando su propia alma?

El kit de herramientas para la Vitalidad Espiritual de los Pastores es una nueva manera de ayudar a nutrir su vida con Dios. Está diseñado para y por pastores para fortalecerle en su camino, pero muchos de los recursos son fácilmente adaptables para también apoyar a sus líderes de ministerios y congregaciones.

Dado que la crianza y el crecimiento se dan mejor en comunidad, este kit de herramientas tiene una base relacional. Aquí descubrirá recursos para desarrollar relaciones personales, así como grupos pequeños y medianos para nutrir su vida espiritual.  

En este kit de herramientas encontrará

  • cuatro Herramientas de Evaluación para aumentar su autoconciencia.
  • una Tabla de Compañeros Espirituales para ayudarle a discernir qué tipo de relación personal es la que mejor le apoya a usted.
  • orientación para desarrollar Ritmos y Prácticas básicas.
  • Historias de Pastores sobre relaciones y hábitos formativos.
  • Recursos adicionales para formar prácticas y ritmos personales.

También hemos proporcionado una guía de usuario gratuita para este kit de herramientas. Usted puede ver la guía del usuario o visitar el catálogo en línea de Faith Alive (FaithAliveResources.org) para pedir una copia impresa gratis. Puede además ver este video introductorio.

¡Estamos aquí para ayudar! Para una introducción personalizada a los recursos de este kit de herramientas, contacto Al Postma or Syd Hielema.

The River, John August Swanson ©eyekons.com

Introducción

Uno crece en vitalidad espiritual a medida que se nutren las raíces puestas en Dios, se procuran las relaciones con el pueblo de Dios y se practican los ritmos de la gracia. 

Raíces. La vitalidad espiritual se parece al árbol bendecido por Dios del Salmo 1, que florece a orillas de un río fértil. A través de las aguas bautismales, Dios nos trasplanta allí. A través de una relación con Jesús, somos invitados a una vida completamente plena. A través de la cooperación con el Espíritu de vida, Dios nos da salud y vitalidad, nutriendo nuestras raíces, fortaleciendo nuestras ramas, y haciendo que los frutos crezcan a su debido tiempo.

Este kit de herramientas identifica recursos importantes que ayudan a nutrir y sostener esta vida bendecida por Dios.

Relación. La vitalidad espiritual es el proceso de convertirnos en lo que fuimos creados a ser: personas que aman a Dios, a la gente y al reino. Necesitamos nutrir estas tres relaciones. A veces como pastores, damos prioridad a la alimentación de las ovejas por sobre nuestra propia relación con el Pastor. Sin embargo, alimentar a sus ovejas fluye de esta relación íntima. Alimentar a sus ovejas se convierte en una expresión de nuestro amor por Dios.

Este kit de herramientas está estructurado en torno a las relaciones, divinas y humanas. No podemos tener vitalidad espiritual sin ellas. A través de ellas Dios nos ama, nos hace crecer y se da a conocer.

Ritmo. La vitalidad espiritual implica despertar a la sabiduría de los ritmos de vida que Dios creó. A través de los siglos, líderes cristianos sabios han aprendido a prestar atención a esos ritmos: el trabajar y descansar, el morir y levantarse, el sembrar y cosechar. Dios incorporó en su mundo los medios para poder crecer y florecer. Involucrarse en estos ritmos y formas de crecimiento abre la puerta a un estilo de vida espiritualmente saludable.

Para visualizar cómo es una persona espiritualmente sana, lea la descripción de Neal Plantinga en "Spiritual Hygiene" ("Higiene Espiritual"), un extracto de Not the Way It's Supposed to Be: A Breviary of Sin (No Es Cómo Debería Ser: un Breviario del Pecado). Reimpreso con permiso de Eerdmans Publishing.