Skip to main content

Creando Espacio para Dios

Crear espacio para Dios implica decir sí a la invitación de Jesús a venir a él:

"Ven a mí. Escápate conmigo y recuperarás tu vida. Te enseñaré cómo descansar de verdad. Camina conmigo y trabaja conmigo, mira cómo lo hago. Aprende los ritmos no forzados de la gracia. No te pondré nada pesado o que no te quede bien. Acompáñame y aprenderás a vivir con libertad y ligereza". Mateo 11:28-30 (traducido de la versión en inglés de The Message)

Hacer espacio para Dios es indispensable para la vitalidad espiritual. Eso es lo que aprendemos de Jesús. Eso es lo que los santos de antaño atestiguan también. A través de estas prácticas regulares, llegamos a sentir la presencia amorosa y el poder sobrenatural de Jesús y nos abrimos a la obra transformadora del Espíritu.

Come unto Me, James Fissel © eyekons.com

Pero hacer espacio para Dios es difícil en un mundo caracterizado por la prisa y la hiperestimulación. Sin embargo, los que buscan a Dios con intención y perseverancia lo encuentran. Al encontrarlo a él, descubrimos también el descanso del alma y una vida abundante.

Prácticas que crean espacio para Dios

Históricamente, hay dos tipos de prácticas cristianas que crean espacio para Dios. Se trata de las prácticas de abstinencia y las prácticas de compromiso. Funcionan juntas como la respiración: inhalando y exhalando, vaciando y llenando. Necesitamos ambas para nuestra vida espiritual.

Según Dallas Willard, en las prácticas de abstinencia decimos "no" a ciertas cosas para decir "sí" a otras. Las prácticas de abstinencia incluyen la soledad, el silencio, el Sabbat, la simplicidad, estar en lo secreto, el sacrificio, el ayuno y la castidad. Nuestra cultura colectivamente tiene "miedo a perderse de algo" (el denominado FOMO por sus siglas en inglés). Pero en las prácticas de abstinencia nos retiramos o prescindimos de cosas intencionalmente. Hacemos espacio para algo mucho más grande: la presencia y provisión de Jesús.

En las prácticas de compromiso nos involucramos, comprometiéndonos a ejercer ciertas prácticas y hábitos individualmente y en comunidad. Estas incluyen prácticas de meditación, oración, adoración, compañerismo, hospitalidad, celebración, servicio, confesión y sumisión. Desarrollamos estos hábitos para que Cristo se pueda formar más plenamente en nosotros por el bien de los demás.

En esta sección encontrará cuatro de estas prácticas: dos de abstinencia y dos de compromiso. Hay muchas otras prácticas valiosas que pueden ayudarle a crear espacio para Dios. Le animamos a que le pida a Dios que le guíe a discernir lo que su alma necesita. Un Director Espiritual también puede ser útil en el proceso de discernimiento.

    Práctica de Abstinencia: Silencio y Soledad

    Por lo general, las prácticas de silencio y soledad se combinan. A través de ellas nos desvinculamos del ruido externo y de las responsabilidades de las relaciones humanas. A través de ellas callamos el ruido interno de nuestras mentes y corazones. El despejar nuestro interior y exterior nos ayuda a estar más plenamente presentes ante Dios. Al estar más plenamente presentes, podemos oír mejor y responder a la suave y quieta voz del Espíritu Santo.

    Desconectarse es una práctica relacionada, "llamándonos a dejar el mundo de la tecnología para lograr estar más presentes ante Dios y los demás" (Spiritual Disciplines Handbook, Calhoun); (Manual de Disciplinas Espirituales por Calhoun). Combina bien con el silencio y la soledad. Ya que estamos conectados las 24 horas del día, los 7 días de la semana, se necesita intencionalidad para desconectarse—privarse de enviar mensajes de texto, revisar el correo electrónico y Facebook, jugar algo y ver la televisión. Pero los beneficios de desconectarse ocasionalmente son sustanciales.

    "Me encanta desconectarme. Ya está, ya lo dije. En nuestro retiro hace dos veranos, olvidé el cargador de mi teléfono y, durante el fin de semana, olvidé por completo mi teléfono. Esta bendición involuntaria me permitió darme cuenta que dependo demasiado de mis dispositivos personales. Ese tiempo sin mi teléfono resultó libre de distracciones, y me permitió enfocarme, involucrarme y adorar. Me incorporé más fácilmente en la oración, la conversación e incluso en la ayuda en nuestra cocina compartida. ¡Qué regalo es para mí el ‘desconectarme’!"
    —Adrian de Lange, pastor de New Life CRC, Grand Junction, Colorado

     

    Bendiciones

    • En la soledad "se convierte en su mismo yo de una forma más profunda. Y empieza a escuchar el susurro de lo Divino", dice Cliff Bajema en el artículo de The Banner "Come to the Quiet" ("Ven al Silencio").
    • “Después del desenfrenado ajetreo de mi vida como pastor activo las 24 horas del día, los 7 días de la semana, encontré en el monasterio Hermitage un importante componente faltante en mi salud—un enfoque en ser, no en hacer", dice el pastor bautista jubilado Mel Williams. Lea más sobre el impacto vital que sus visitas al monasterio tuvieron en él en "The Gifts of Being" ("Los Regalos de Ser").

    Recursos

    • Dos libros recomendados: Invitation to Solitude and Silence (Invitación a la Soledad y al Silencio) por Ruth Haley Barton y The Way of the Heart (El Camino del Corazón) por Henri Nouwen.
    • Retiro personal guiado: Si esta es una práctica nueva para usted, puede beneficiarse de que una persona con experiencia le guíe. Muchos lugares de retiros proveen a este tipo de persona. Verifique con sus colegas o con su pastor regional, o llame directamente a algunos lugares en su área para ver si ofrecen este tipo de apoyo.
    • Retiro auto-guiado. Encuentre ideas para planear un día de retiro personal en el libro A Guide to Prayer for All Who Walk with God (Una Guía de Oración para Todos los que Caminan con Dios). El diseño del retiro corresponde a los movimientos de la Lectio Divina. En A Guide to Prayer for Ministers and Other Servants (Una Guía de Oración por los Ministros y Otros Siervos) encontrará doce modelos de retiros mensuales, cada uno con un tema pastoral, como "Principios Que Dan Vida", "El Llamado a Servir", y "Las Demandas del Ministerio".

    Práctica de la abstinencia: El Sabbat

    Lo principal de nuestro llamado es promover y mantener el ministerio evangélico de la iglesia. Nos dedicamos a ese llamado de todo corazón (a veces frenéticamente) porque sabemos que Cristo es la esperanza del mundo. Pero en realidad, el ritmo del Sabbat es una invitación a detener la actividad ministerial. Nos detenemos para disfrutar de los dones de Dios y de las actividades de restauración. Nos detenemos a recordar nuestra identidad y a encontrar nuestro descanso sólo en Cristo. Y al detenernos, estamos proclamando a nuestro mundo impulsado por el ego que nuestro mundo pertenece a Dios.

    Como escribió el pastor Andrew Kuyvenhoven: "Cuando una persona trabaja de mayo a agosto construyendo una piscina en el patio de su casa, el 'Sabbat' llega el día en que él y sus amigos nadan en la piscina. La obra está terminada, y he aquí que es muy buena" Comfort and Joy (Consuelo y Alegría).

    Bendiciones

    • Como muchos de nosotros, la pastora Mary Hulst se siente a la vez atraída y resistente a la observancia del Sabbat. "Pero más fuerte que la resistencia es la atracción", dice. "La atracción a una mañana en la que no tengo a dónde ir, ni nada que hacer. La atracción a una mañana en donde hay una taza más de té, un tiempo más largo de oración. Una mañana en la que mi corazón pueda escuchar a Jesús". Ver el artículo de The Banner "Day Off… or Sabbath?(“Día libre... ¿o Sabbat?”).

    Recursos

    • Artículo. En "Rhythms of Work and Rest for Ministry Leaders” ("Ritmos de Trabajo y Descanso para Líderes Ministeriales"), Kurt Fredrickson del Seminario Teológico Fuller identifica algunas maneras prácticas de vivir un estilo de vida sabático.
    • Libros
      • "Jugando y orando" - así es como Eugene Peterson resume lo que el Sabbat llegó a ser para él y su esposa, Jan. Él cuenta su historia en el capítulo 3 de Working the Angles (Trabajando los Ángulos) y en el capítulo 26 de su autobiografía The Pastor.
      • En Keeping the Sabbath Wholly (Guardando el Sábado Absolutamente) Marva Dawn nos invita a regresar al propósito y ritmo del Sabbat que Dios nos ha dado, el cual incluye cesar, descansar, abrazar y festejar.
      • En Sabbath: Finding Rest, Renewal, and Delight in Our Busy Lives (Sabbat: Encontrando descanso, renovación y deleite en nuestras vidas ocupadas) Wayne Muller recuerda a los lectores sobre la provisión del Sabbat de Dios para el apuro y las presiones de nuestras vidas.
      • En su libro 24/6: A Prescription for a Happier, Healthier Life (24/6: Una Receta para una Vida más Feliz y Saludable), Matthew Sleeth explora "recordando el Sabbat" como un concepto que lamentablemente hemos olvidado y ofrece una guía para restaurar los ritmos del Sabbat en nuestras vidas.
    • Preguntas de reflexión. Para ayudarle a explorar la observancia del Sabbat junto con un mentor o un grupo pequeño, vea las preguntas para reflexión, discusión y para reflexión escrita en diario, en el manual Toward Effective Pastoral Mentoring (Hacia una Mentoría Pastoral Efectiva), así como después de cada capítulo del libro de Lynne Baab Sabbath Keeping (Guardando el Sabbat).

    "Después de formar parte del Proyecto de Vitalidad Espiritual y de tener la dicha de un año sabático (con excelentes conferencias a las que pude asistir), me he dado cuenta de la importancia del silencio, de la soledad y de guardar el Sabbat. Después de 23 años en ministerio juvenil y sabiendo que para mí no es fácil relajarme y descansar, decidí que era hora de implementar un plan. He puesto un sillón reclinable en mi oficina y lo usaré para leer y meditar sobre la bondad de Dios hacia mí. También me tomaré un día libre más concreto durante la semana. Y continuaré comunicándome con mi director espiritual para asegurar mantenerme al día con lo que he prometido hacer para mejorar mi caminar con Dios y la eficacia de mi ministerio".
    —Ron Hosmar, pastor de jóvenes y vida congregacional, Calvin CRC, Ottawa, Ontario

     

    Práctica de Compromiso: Meditando en la Palabra y el Mundo de Dios

    Conocemos a Dios a través de sus dos maravillosos y hermosos libros: su Palabra y su mundo. La meditación es la práctica de prestar cuidadosa atención a ambos. Fortalecidos por el Espíritu Santo, llegamos a descubrir cada aspecto de la creación como un medio para conocer a Dios. Comenzamos a escuchar las palabras de la Escritura de manera diferente, no como información, sino como formación y relación. Reflexionamos sobre la vida y las enseñanzas de Jesús, el Verbo Encarnado, para que podamos vivir más plenamente como él prometió.

    Bendiciones

    • "Un extracto de la Escritura hace infusión en el recipiente del corazón", dice Angela Josephine mientras reflexiona sobre la práctica de la Lectio Divina. "El Espíritu Santo extrae entonces el sabor de una palabra o frase en particular para hablar directamente en la vida de cada persona. La intención de la práctica es cultivar la habilidad de beber profundamente de la copa de Cristo y 'escuchar con el oído de nuestros corazones'". Leer más...

    Resources

    • Sermones. "An Ode to General Revelation" ("Una Oda a la Revelación General") por John Witvliet nos invita a reconocer la belleza y bondad de Dios a través de la naturaleza. En "Set Your Minds" (Fijen Sus Mentes), John Rottman reconoce los retos de fijar nuestras mentes en Jesús y el reino. Al centro de la meditación, dice Bob Arbogast, no está el ambiente perfecto, sino el anhelo. "Señor Jesús, háblame. Estoy escuchando....quiero escucharte."
    • Lectio Divina. Esta antigua práctica cristiana nos ayuda a escuchar profundamente la “Palabra viva y eficaz”, aplicándola personalmente a nuestras vidas. Bonhoeffer dice que esto es imprescindible para los pastores. La lectio se puede hacer individualmente o en un grupo pequeño. Consulte el sitio web de la ICR (RCA) para obtener una descripción, junto con una guía paso por paso sobre cómo realizar esta práctica. Audio Lectio: encuentre una lectio guiada basada en la lectura del evangelio semanal del leccionario en  Lectio/Active/UpperRoom..
    • Novela. En su novela Pilgrim at Tinker Creek (Peregrino en el Arroyo Tinker), Annie Dillard es un ejemplo de alguien que explora y contempla la naturaleza, la vida y la fe.
    • Libro y guía de estudio. Eugene Peterson compara la meditación de las Escrituras con un perro que mastica un hueso. Para una comprensión más rica de la meditación de las Escrituras, Eat This Book (Coma este Libro) de Eugene Peterson, junto con su Guía de Estudio, están diseñados para grupos pequeños, con preguntas, actividades y oraciones.

    Práctica de Compromiso: Oración

    La oración es a la vez comunicación y comunión con Dios. Hay muchas formas diferentes de oración. Normalmente se dividen en dos categorías: "oraciones de hacer" y "oraciones de ser". Las oraciones de hacer son activas. Compartimos con Dios nuestras alabanzas, agradecimientos, confesiones y necesidades. Las oraciones de ser son aquellas en las que simplemente estamos presentes ante Dios, disfrutando de su compañía. Ambas son importantes.

    En nuestra tradición, la oración siempre ha sido un preludio significativo a nuestra actividad ministerial. Pero la oración es muchísimo más. Es una invitación a participar en la vida de la Trinidad. Y la oración es el medio para ese fin.

    Bendiciones

    • "Los salmos confirman que conocemos la presencia de Dios en todo momento sólo si apartamos ciertos momentos dedicados a la oración", dice Arthur Paul Boers. Lea más en el artículo: "Uncovering the Blessings of Fixed-Hour Prayer" ("Descubriendo las Bendiciones de la Oración con Hora Fija").

    Recursos

    • Los Salmos.
    • Orar a las Horas u Oración de Hora Fija. Esta práctica bíblica nos ayuda a desarrollar un ritmo saludable de trabajo y oración, orando a horas fijas durante el día. El pastor menonita Arthur Paul Boers descubrió esta bendición después de la muerte devastadora de su hermana. Descubra su historia y varios recursos para ayudarle a empezar. Los libros de oración también pueden ayudar en esto. Seeking God's Face (Buscando el Rostro de Dios) ofrece un año de oraciones y lecturas diarias. Una serie similar de libros de oración están disponibles en Upper Room: A Guide to Prayer for Ministers and Other Servants (Guía a la Oración para Ministros y Otros Siervos); A Guide to Prayer for All Who Walk with God (Guía a la Oración Para Todos los que Caminan con Dios).
    • Oración de Examen. El Examen es una serie de preguntas que nos hacemos a nosotros mismos, ayudándonos a ver a Dios en nuestras vidas diarias. También nos ayuda a reconocer las cosas que traen vida o muerte a nuestras almas. Explore esta práctica cristiana antigua junto con Mark Thibodeaux SJ. en este sitio web o usando su aplicación.
    • Oración contemplativa. Este tipo de oración nos ayuda a aprender a confiar, a ser receptivos y a descansar en la presencia de Dios. Después de una experiencia aterradora con el estrés, el pastor David Muyskens comenzó a incorporar algunas prácticas contemplativas en su vida. Él comparte esta historia en su libro Forty Days to a Closer Walk with God: The Practice of Centering Prayer y nos guía en la oración centrante (título traducido: Cuarenta Días para un Caminar con Dios más Cercano: La Práctica de la Oración Centrante). También puede disfrutar esta bella aplicación móvil Centering Prayer Mobile app proveniente de la tradición católica que brinda dirección, oraci ones, sonidos relajantes y un cronómetro.

    "Solía empezar los días de trabajo con preparaciones de sermones o leyendo correos electrónicos. Eso cambió hace algún tiempo, y comencé a iniciar cada día de trabajo con una caminata de media hora. Durante ese tiempo, busco escuchar a Dios y orar, tanto por líderes y miembros específicos de la congregación, como también por la iglesia en general. Trato de no estructurar demasiado este tiempo, creando también un espacio en el que estoy abierto a poder escuchar la voz de Dios (lo cual puede ser fácil de obviar para cualquiera, incluyendo a los pastores, incluso aun cuando el día este lleno de "actividades de la iglesia"). Creo que esta práctica ha ayudado a que el día en su conjunto sea menos ajetreado, y confío en que también me ayuda a seguir mejor a Dios en lugar de simplemente abrir camino arduamente con trabajo que él no me ha encomendado. No importa lo ocupados que estemos si el Señor no es quien construye la casa... o la iglesia".
    —Jonathan Fischer, pastor de New Hope CRC, Bangor, Maine